Todo sobre hernias discales: causas, síntomas y tratamientos

Hernias Discales: Una Guía Completa

Las hernias discales son una de las principales causas de dolor de espalda y pueden afectar significativamente la calidad de vida. Muchas personas recurren a la fisioterapia para encontrar alivio y mejorar su condición. En este artículo, exploraremos en profundidad qué son las hernias discales, sus causas, síntomas y las diferentes opciones de tratamiento disponibles.

¿Qué son las Hernias Discales?

Las hernias discales ocurren cuando uno de los discos intervertebrales que se encuentran entre las vértebras de la columna se desplaza o se rompe, permitiendo que el material gelatinoso en su interior se desplace hacia el exterior. Esto puede ejercer presión sobre los nervios cercanos y causar dolor, entumecimiento o debilidad en las áreas del cuerpo que esos nervios controlan. Los discos intervertebrales actúan como amortiguadores entre las vértebras, permitiendo la flexibilidad y movimiento de la columna. Cuando un disco se hernia, pierde su capacidad de amortiguación, lo que puede provocar molestias significativas.

Causas de las Hernias Discales

Envejecimiento y Degeneración

El envejecimiento es una de las principales causas de hernias discales. Con el tiempo, los discos intervertebrales comienzan a desgastarse y deshidratarse, lo que los hace menos flexibles y más propensos a dañarse. Este proceso degenerativo puede llevar a la formación de una hernia incluso con movimientos cotidianos.

Lesiones y Movimientos Incorrectos

Las lesiones, especialmente las que implican levantar objetos pesados de manera incorrecta, pueden provocar una hernia discal. Movimientos bruscos, caídas o accidentes también pueden causar que un disco se desplace o se rompa. Es importante practicar una buena mecánica corporal y evitar movimientos que puedan poner en riesgo la integridad de la columna.

Factores Genéticos y Estilo de Vida

La predisposición genética puede jugar un papel importante en el desarrollo de hernias discales. Si tienes antecedentes familiares de problemas de columna, es más probable que experimentes esta condición. Además, factores como el sobrepeso, la falta de ejercicio y el tabaquismo pueden aumentar el riesgo de desarrollar hernias discales, ya que estos factores pueden debilitar los músculos y tejidos de la espalda.

Síntomas de las Hernias Discales

Dolor de Espalda y Extremidades

El síntoma más común de una hernia discal es el dolor, que puede variar en intensidad desde un leve malestar hasta un dolor agudo y debilitante. Este dolor puede localizarse en la espalda baja, el cuello o irradiarse hacia las extremidades, dependiendo de la ubicación de la hernia. Por ejemplo, una hernia en la parte baja de la columna puede causar dolor en las piernas, conocido como ciática.

Entumecimiento y Debilidad

Además del dolor, las hernias discales pueden causar entumecimiento y debilidad en las áreas afectadas. Si un disco herniado presiona un nervio, puede interrumpir la señal nerviosa y causar pérdida de sensibilidad o fuerza en los músculos controlados por ese nervio. Esto puede dificultar la realización de tareas cotidianas y afectar la movilidad.

Otros Síntomas Neurológicos

En casos más graves, una hernia discal puede causar síntomas neurológicos más serios, como problemas para controlar la vejiga o los intestinos. Si experimentas estos síntomas, es fundamental buscar atención médica inmediata, ya que pueden indicar una afección más grave que requiere tratamiento urgente.

Opciones de Tratamiento para las Hernias Discales

Tratamientos Conservadores

La mayoría de las hernias discales pueden tratarse con métodos no quirúrgicos. La limitación de actividades físicas intensas es recomendable para permitir que el disco se recupere. Los medicamentos antiinflamatorios y analgésicos pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación.

Terapias Físicas y Rehabilitación

La rehabilitación puede ser extremadamente efectiva para tratar las hernias discales. Uno de nuestros fisioterapeuta puede diseñar un programa personalizado para solucionar tu hernia y sus problemas derivados. Por ejemplo este sería un ejemplo de nuestros tratamientos para Hernia discal: Consiste en una combinación exclusiva de tecnologías con las que vamos a recorrer los pasos necesarios para normalizar tu columna vertebral y eliminar las Hernias Discales, sin necesidad de Intervenciones Quirúrgicas, ni de infiltraciones; y además de manera totalmente indolora.

Te contamos más.

Estos son los pasos que vamos a recorrer para eliminar tu Hernia:

1.-Eliminar la inflamación.

2.-Disminuir la tensión de los tejidos más profundos.

3.-Aumentar el espacio que hay entre las vértebras.

4.-Estimular el proceso de regeneración de los tejidos dañados.

5.-Normalizar el funcionamiento del Sistema Nervioso y Muscular.

Bomba Diamagnética

Nos va a permitir eliminar rápidamente toda la inflamación de la zona, reduciendo el dolor y la compresión nerviosa, además de iniciar el proceso de regeneración de tejidos. También, llegado el momento, nos ayudará de manera selectiva, a poder estimular la regeneración de aquellos tejidos más deteriorados, actuando incluso sobre el disco intervertebral.

Tracción Vertebral Controlada

Consigue separar las vértebras de manera controlada, generando así espacio para que el

disco vertebral vuelva a su lugar; además relaja toda la columna vertebral, disminuyendo la presión que soportan nuestros discos y liberando los nervios que están atrapados.

Sistema SuperInductivo

Lo utilizamos para hacer un "reset" sobre los nervios que llevan meses recibiendo señales de dolor y lesión, y que son los responsables de mantener la rigidez de la columna. Gracias a él, devolvemos tu sistema a la normalidad para que puedas volver a

moverte libremente.

Presión Negativa Pulsada (Physium)

Nos ayuda a devolver la movilidad y la elasticidad a todos los músculos de la espalda, que llevan tiempo contracturados y sufriendo por culpa de la Hernia. Además nos permite hacerlo de manera rápida, profunda y totalmente indolora.

 

Intervenciones Quirúrgicas

En casos donde los tratamientos conservadores no proporcionan alivio suficiente, puede ser necesario considerar la cirugía. La discectomía es el procedimiento quirúrgico más común para tratar una hernia discal, en el cual se remueve la parte del disco que está presionando el nervio. Aunque la cirugía puede ofrecer un alivio rápido y significativo, no está exenta de riesgos y complicaciones, por lo que se reserva para casos severos o persistentes, y siempre como última opción.


Prevención de las Hernias Discales

Mantener un Estilo de Vida Saludable

Una de las mejores formas de prevenir las hernias discales es mantener un estilo de vida saludable. Mantener un peso adecuado reduce la presión sobre la columna, mientras que una dieta equilibrada y rica en nutrientes esenciales puede fortalecer los huesos y tejidos.

Ejercicio Regular y Postura Correcta

El ejercicio regular es crucial para mantener la salud de la columna. Actividades como caminar, nadar o practicar yoga pueden mejorar la flexibilidad y fortalecer los músculos de la espalda. Además, es importante prestar atención a la postura, tanto al estar sentado como de pie, para evitar sobrecargar la columna.

Ergonomía y Técnica de Levantamiento

Adoptar una buena ergonomía en el lugar de trabajo y utilizar técnicas adecuadas al levantar objetos pesados puede reducir significativamente el riesgo de hernias discales. Utilizar sillas y mesas ergonómicas, así como aprender a levantar con las piernas en lugar de la espalda, son prácticas recomendadas.

Las hernias discales son una afección común pero manejable. Con un entendimiento adecuado de sus causas, síntomas y opciones de tratamiento, puedes tomar medidas para aliviar el dolor y mejorar tu calidad de vida. Si sospechas que puedes tener una hernia discal, es importante buscar la orientación de un profesional de la salud para obtener un diagnóstico y plan de tratamiento adecuados.

Publicado el
RSS 2.0 (Noticias)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios
Tiempo de carga: 0.244 segundos

Sellos Kit Digital